Entrevista a Luis Perandones – muv.ac

     Vuelvo esta semana con una nueva entrevista que creo que puede ser muy interesante. Tenemos a un flautista español que ha pasado por orquestas como la ópera de Stuttgart, Filarmónica della Scala, Schleswig Holstein o Filarmónica de Stuttgart, y que además nos demuestra que «hay mundo después de la flauta». Él es Luis Perandones, co-fundador y director de la conocida plataforma muv.ac para audiciones de orquesta. ¡Espero que te guste!

 

IMG_4836

 

  • ¿Cómo empezaste en la música?

     En mi casa siempre hubo música cuando éramos pequeños. Mi madre era profesora y también daba clases en casa, por lo que crecimos con ello; era lo más natural. Nunca nos dijeron “tenéis que aprender a tocar un instrumento” o nada por el estilo. Tengo dos hermanas mayores; Miriam, que tocaba el piano, y Ana, el violín.

     Cuando yo debía de tener cinco o seis años,tuve dos vecinos que estudiaban música de cámara en el conservatorio. Ella era pianista y él flautista. Como necesitaban un piano para ensayar y no tenían en casa, venían a la nuestra. A mí me gustaba escucharles cuando venían, y el sonido de la flauta me fascinó desde el principio. Poco después, a los ocho, empecé ya con los estudios reglados en el conservatorio de mi ciudad, Ourense.

 

  • ¿Qué es lo mas curioso que te ha ocurrido en tu carrera como músico?

     Guardo grandes recuerdos, momentos divertidos, otros curiosos… Pero ahora mismo me acuerdo de una representación en concreto. Llevando poquísimo tiempo tocando en la orquesta de la Ópera de Stuttgart, en la segunda representación del Otello de Verdi, a tres minutos de empezar… falta el primer oboe. Se había olvidado completamente de que esa noche tenía función y el otro solista… estaba a mil kilómetros. Recuerdo que estando ya el director saliendo al podio, y después de que la segunda oboísta no quisiera tocar la parte de primero, la solista de flauta se volvió y me dijo: “Luis, nos movemos uno a la izquierda” en el preciso momento en el que el director se dió la vuelta para comenzar. Chute de adrenalina al máximo; tocamos todo el primer acto haciendo dos flautas las partes de primer oboe y primera flauta, hasta que llegó el oboista. ¡Con la cantidad de diálogos que hay entre las dos partes!

Ópera_Stuttgart      Pienso que de no haber estudiado música desde pequeño o haberme dedicado profesionalmente a la flauta travesera después, no habría tenido la posibilidad de vivir todas las experiencias que me han ocurrido. Creo que mi vida hasta ahora hubiese sido mucho menos emocionante.

     La carrera de músico te brinda desde el principio grandes cosas que se vuelven muy valiosas más adelante. A parte por supuesto de lo obvio, la formación musical y el desarrollo de la parte creativa, aporta muchísimas más cosas. Por ejemplo, el desarrollo de la capacidad de concentrarse en múltiples tareas a la vez, sobre todo cuando eres pequeño y tienes la obligación de compaginar ambos estudios. Aprender a trabajar de una forma autónoma, a auto motivarse, a controlar los nervios y resolver lo mejor posible situaciones estresantes que se dan con cierta frecuencia…

     Luego la posibilidad de hacer música con otras personas, viajar, conocer gente, la experiencia de tocar en orquestas jóvenes… ¡Soy un gran fan de las jóvenes orquestas! De hecho, aún hoy sigo recordando muchos de los conciertos en la Schleswig Holstein como de los mejores conciertos que he vivido.

 

Schleswig-Holstein

 

  • ¿Cómo surgió la plataforma muv.ac? ¿Qué te ha aportado?

     Muv.ac nació en el 2010 y surgió del convencimiento de que todo el proceso de organización de audiciones podía mejorarse utilizando las posibilidades que la tecnología ofrece. Tuve la gran suerte de conocer en ese momento a mis dos socios, Jörg Hildenbrand y Michael Dawart, con los que pude volver esa idea una realidad.

     Me ha aportado muchísimo. La oportunidad de conocer la realidad y problemas de multitud de músicos y orquestas al trabajar con y para ellos. Pero sobre todo la satisfacción de poder mejorar el proceso en sí mismo.

 

  • ¿Qué te impulsó a desarrollar la plataforma?

logo muvac     Como candidato, recuerdo enviar inscripciones por correo postal y nunca saber si lo habían recibido o no, si me contestarían, recibir por fin la invitación con los detalles y las partituras justo en el momento de estar fuera…

     En 2004, aún habiendo enviado la inscripción correctamente y a tiempo para la plaza de practicante en la orquesta de la Ópera de Stuttgart, ésta se había perdido entre todo el papeleo de la oficina de la orquesta. Por suerte, llamé por teléfono para preguntar por el estado de mi solicitud. Tras comprobar que no aparecía en la lista de inscritos, encontraron mi solicitud traspapelada en la mesa y pudieron incluirme en la lista a tiempo. Finalmente tuve la suerte de ganar esa plaza, y de hecho ¡terminé trabajando en esa orquesta cinco años! Nada de eso hubiese ocurrido si no hubiese llamado.

     Como evaluador, del lado de la orquesta, viví el estrés de tener que valorar 168 solicitudes ¡en una tarde!, Y querer hacerlo bien…era muy difcil, ya que no había suficiente tiempo para enviar las invitaciones a tiempo y el fichero tenía que pasar todavía por varios colegas más. Ése, por cierto, (el tratamiento y protección de los datos personales), es otro de los grandes temas que para nosotros en muv.ac es una prioridad absoluta.

     Cuando llegué después a la Ópera de Zürich, donde he trabajado en los últimos tres años y medio como Orchesterdisponent, veia a mi colega responsable de la organización de las audiciones perder muchísimo tiempo al introducir todos aquellos datos en el ordenador, mandando las invitaciones, creando manualmente las listas…, etc. El aumento de productividad que se produjo en la oficina después de introducir la plataforma de muv.ac fue notable.

 

  • ¿Crees que la gente hace un uso responsable de la plataforma?

     La enorme mayoría sí. Tanto la mayor parte de los candidatos que se presentan a las plazas como las orquestas que trabajan con la misma. Cada vez es también más fácil discernir si alguien está realmente interesado en una plaza o no.

 

Filarmónica della Scala Milano

 

  • ¿Cómo ves el panorama musical actual?

     Creo que en general todavía están por descubrir nuevas fórmulas que adapten la música clásica a la realidad actual y que logren que más gente disfrute de ella. Esto es muy necesario, pero sin degradar la calidad de la música ni volverla una parodia de sí misma. Muchas orquestas, músicos e instituciones están haciendo grandes intentos al respecto.

     En lo referente al mercado laboral en orquestas, no soy pesimista; pero lo que es innegable es que hoy en día hay mucha más gente buscando plaza que hace diez años, que hace cinco años y que hace un año. El número de plazas vacantes ofertadas ha caído, y sin embargo cada semestre nuevos músicos terminan su formación y se suman a la búsqueda.

     Aunque esto es una realidad, al estudiar los datos en detalle se descubren interesantes realidades. Por ejemplo, que es en las grandes orquestas donde el número de solicitudes aumenta constantemente. Todo el mundo quiere tocar en las orquestas de primer nivel; y sin embargo se mantiene bastante constante en las orquestas más modestas. A la vez, el tipo de plaza influye enormemente en el número de solicitudes recibidas. Por ejemplo, el número de solicitudes para una plaza de primer atril en las cuerdas puede llegar a ser tan sólo de una tercera parte en relación a las solicitudes recibidas para una plaza de tutti en la misma orquesta.

 

  • ¿Qué consejo le darías a los lectores del blog?

     Que no tengan miedo de probar nuevas cosas, de salirse de la carrera “tradicional”. Que la música ofrece múltiples formas de disfrutarla, de vivir de ella, y que la mayor parte de éstas están todavía por descubrir e inventar.

 

IMG_3796

Has one comment to “Entrevista a Luis Perandones – muv.ac”

You can leave a reply or Trackback this post.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

4 × 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.