Entrevista a Bettine Keyßer

Esta semana tenemos una nueva entrevista para sumar a las de los miembros del Ensemble de Flautas de Leipzig “Quintessenz”. Con ésta ya son tres, y si no has leído las anteriores entrevistas, te invito a hacerlo. Gudrun Hinze (solista de piccolo de la Gewandhausorchester de Leipzig) y Christian Sprenger (solista de flauta de la MDR Sinfonieorchester de Leipzig), ¡contaron cosas súper interesantes en sus entrevistas!

En esta ocasión, te traigo una entrevista a Bettine Keyßer, flauta solista asistente de la Staatskapelle Halle y flauta alto en el Ensemble “Quintessenz”. Una flautista súper versátil, abierta y muy comprometida con la gente jóven. Para mi, una persona que toca la flauta de la que aprendo mucho cada vez que toco con ella en la Staatskapelle Halle.

Bettine nos cuenta en esta entrevista muchas curiosidades de su vida musical que estoy seguro que te gustarán. ¡Espero que disfrutes de la entrevista!

Y si te gusta, ¡compártela en las redes sociales! 🙂

 

Flötenensemble Quintessenz © Gert Mothes
  • ¿Cómo empezaste en la música?

Empecé con la música escuchando música de iglesia. Mi padre tocaba el órgano, mis hermanas tocaban el piano, la trompeta y la guitarra, y mi madre, la flauta de pico. Cuando nos hicimos mayores, nos unimos al coro. Mi padre dirigía.

Crecí en la antigua GDR (República Democrática Alemana). Allí, si eras bastante talentoso en la música, tenías la oportunidad de aprender a tocar un instrumento gratis en el conservatorio. A los 7 años llegué a ser estudiante allí, todavía tocando la flauta de pico. A los 10 años pude cambiar a la flauta travesera. Adoraba profundamente a mi profesor ¡y por ello quise ser flautista desde entonces! Justo después de la escuela, a los 16 años, empecé a estudiar en la Escuela “Hanns Eisler” en Berlín, terminando cuando tenía 20 años. Empecé a tocar como solista de piccolo en la Norddeutsche Philharmonie en Rostock, y estuve allí por 10 años. Durante esos años el muro cayó. De pronto tuvimos tales oportunidades como la de hacer un año de pausa para estudiar flauta con el Dr. Sheryl Cohen en Tuscaloosa (Alabama, U.S.A.), y para estudiar con Eric Kirchoff en la UdK de Berlín.

 

  • ¿Cuál es la cosa más curiosa que te ha ocurrido en tu carrera como músico?

Bueno, ocurrió cuando me inscribí para el trabajo en Halle (Saale). Todavía tocaba el piccolo en Rostock cuando mi marido consiguió un trabajo en Halle, y mi familia (ya tenía dos hijos) tuvo que mudarse. ¡Quería tocar en una orquesta! Había una plaza vacante en la Philharmonische Staatsorchester, ¡una de las dos orquesta de Halle! Intenté ganar la plaza, pero no encajé. Dos jóvenes flautistas fueron puestos en prueba (¡y yo tenía ya casi treinta años!). Así que intenté conseguir otras plazas en Berlín o Leipzig. Estudié mucho… Pero entonces, alguien me preguntó si iba a tocar en Halle de nuevo. ¡¡Se supone que iba a haber otra audición cinco días más tarde!! Yo no lo sabía, y llamé a la oficina en Halle, preguntando si podía inscribirme tarde (la orquesta estaba todavía de gira en América del Sur y llegaban dos días antes de la audición, por lo que no había posibilidad de preguntar al grupo de flautas…). Pero al final me permitieron tocar… ¡Y gané! ¡¡No me lo podía creer!!

 

  • ¿Cómo fueron tus primeros años en Halle?

Después de eso, tuve que trabajar muy duro para pasar el primer año, aprendiendo a liderar como asistente de flauta solista y estudiando el repertorio orquestal que mi nueva orquesta tocaba. Viajamos mucho y había una familia al lado que organizar… Si, tuve que aprender mucho (¡todavía lo hago!), pero ¡estaba muy feliz de tener esta fantástica oportunidad y de ser miembro de la Philharmonische Staatsorchester!

 

Staatskapelle Halle
  • ¿Cómo te uniste al Ensemble de Flautas de Leipzig “Quintessenz”?

Durante mi primer año en Halle, recibí una llamada desde Leipzig: Christian Sprenger, un ex compañero de Berlín, me preguntó si querría tocar un programa con el Ensemble de Flautas “Quintessenz”. Estaban buscando alguien que tocara la flauta alto y quizá… ¡Fue otro gran reto! ¡No había tocado nunca antes la flauta alto! Por suerte nuestra orquesta poseía un instrumento muy bueno, que me permitieron tocar. ¡Y así me convertí en miembro de Quintessenz! Me encanta el sonido de la flauta alto, es maravilloso. Estoy muy feliz de poder tocar junto con esos flautistas tan inspiradores, los cuales se han convertido en mis amigos.

  • ¿Qué encuentras especial en este instrumento tan inusual?

Además del tamaño, al cual me he tenido que acostumbrar, hay algunas diferencias entre la flauta y su hermana mayor: tengo que abrirme más y encontrar la posición correcta dentro de mi. Creo que hago más esto tocando la flauta alto que tocando la flauta. La articulación tiene que ser más directa, usando más consonantes. La alto simplemente es más grande y tienes que llenar ese tubo más grande… Hay que buscar el alma del instrumento, pero es lo mismo que tienes que buscar en cualquier otro instrumento… Dentro del ensemble tengo que tocar a menudo más dominante de lo que yo quisiera. Es debido a mi posición, donde estoy o me siento. Toco lejos del público y tengo que tenerlo siempre en mente. Lo mejor de ese lugar y teniendo todo en cuenta es estar y tocar junto a Christian, que toca la flauta bajo. Es fantástico ser parte de la base de nuestro ensemble.

 

Flötenensemble Quintessenz © Gert Mothes
  • ¿Cómo ves el panorama musical actual?

En mi opinión es muy importante para nosotros como músicos llegar a los más jóvenes, la juventud, ¡que no tienen acceso a la música clásica y a nuestra cultura en absoluto! Tenemos que dejar los teatros y casas, e ir a enseñar a los más jóvenes este lado de nuestra sociedad, de nuestra historia y nuestra humanidad de una mejor forma. Y tenemos que invitar a la gente, refugiados también, ¡a hacer que se interesen en nuestra cultura! Si hacemos planes para una pequeña audiencia, sólo para los mayores o para los jóvenes, va a ser difícil. En Alemania cada contribuyente y el estado están pagando la cultura, así que estamos obligados a dar lo mejor de nosotros mismos, para atraer a nuestro público… Y tenemos que mostrar a nuestra audiencia, que somos profesionales que aman su trabajo. Si no, ¿cómo deberíamos llegar a ellos?

 

  • Y para terminar, un consejo para los lectores del blog.

Se un buen crítico de ti mismo, de tu vida, de tu forma de tocar, de la sociedad en la que vives. ¡Siempre se encuentran aspectos positivos! Ten cuidado de ti mismo, sé paciente y pásalo bien con lo que te gusta: haciendo música, tocando la flauta, el medio ambiente… Y probablemente, ¡todos necesitamos coraje y muchas buenas ideas en estos tiempos! Es mi consejo para todos vosotros y espero que no sea un sueño imposible…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *