Entrevista a Clara Andrada

«Es fácil centrarnos únicamente en “perfecciones técnicas”, pero no tienen sentido sin crearnos imágenes, historias, colores y sensaciones de lo que queremos trasmitir en cada momento.»

 

Esta semana, Clara Andrada, solista de flauta de la Hr Sinfonieorchester de Frankfurt (Orquesta Sinfónica de la Radio de Frankfurt), nos cuenta anécdotas de lo más curiosas y nos da consejos de esos que a veces se olvidan.

¡Espero que la disfrutéis! Y si es así, ¡compártela en las redes sociales! 🙂

¿Y aún no eres mecenas del blog? ¡Disfruta de ventajas exclusivas! ¡Haz click aquí! 😉

 

  • Sonará a tópico pero, ¿Cómo empezaste en el mundo de la música?

Mi familia siempre ha sido aficionada a la música. Mi madre nos ponía discos de vinilo ya durante su embarazo y, al parecer, la noche antes de nacer yo asistía a un concierto en directo. Tuve la suerte de que se fundara en Salamanca, mi ciudad natal, la Escuela de Música «Sirynx». A los dos años fui al concierto de inauguración donde tocaba el que sería mi futuro profesor: Pablo Sagredo, y me quedé prendada de la flauta. En esa escuela nos trasmitieron mucha magia y entusiasmo, y supieron inculcarnos la necesidad de música, porque de esas primeras generaciones de estudiantes salimos todos músicos.

 

Ensayando con COE en la Salle Pleyel de Paris.
  • ¿Qué es lo más curioso que te ha ocurrido en tu carrera musical?

Es difícil quedarme sólo con una anécdota. Muchas cosas se convierten en anecdóticas en un momento o situación determinados… Pero algunos ejemplos podrían ser:­

     – Que en una escuela un poco marginal en Alemania varios alumnos adolescentes se pusieran a llorar escuchándonos tocar Bach.­

     – Chavales pidiendo que firmáramos autógrafos en su piel.­

     – Tener que entrar en pp con el piccolo al final de la segunda Sinfonía de Mahler (cuando entra el coro, todas las flautas han de tocar piccolo) «haciendo pucheros» de la emoción, con Haitink como director.

     – Poder escuchar detrás de la puerta estudiar piano a Ashkenazy.

     – Meterme a estudiar en una mezquita en el aeropuerto de Londres.­

     – Tocar en una plaza de toros acompañados de fuegos artificiales.­

     – No entender una palabra, mientras me estaban felicitando en alemán al ganar mi plaza en la orquesta de Frankfurt.

  • ¿Cómo ves el panorama musical actual?

Vivo y trabajo en Alemania. Allí he de remarcar que la tradición musical es increíble. No he conocido aún a una sola persona que no haya tocado, en algún momento de su vida, un instrumento. Todo eso se palpa por la calle (aunque yo lleve mi flauta camuflada en una mochila que proteje mi espalda). La gente abre paso a los músicos con grandes instrumentos y una pequeña sonrisa se dibuja incluso en sus caras. Es el país donde existen más orquestas. Un gran número de músicos logra tener una buena calidad de vida con su trabajo.

Es verdad que en los últimos años algunas han tenido que fusionarse (de dos orquestas surge una, con jubilaciones anticipadas y cambios de domicilios… más los problemas que ello comporta). Pero estamos aún muy lejos de la difícil situación en la que se encuentra España. Lo que es impresionante es la movilización de masas (con recogidas de firmas, anuncios en revistas no sólo especializadas en música, manifestaciones…) que intentan frenar esas tendencias.

 

 

Entiendo que no somos «doctores» y no podemos alimentar a pueblos sin comida. Pero creo que es muy importante que políticos preocupados por las crisis económicas entiendan que la música y el resto de las artes son fundamentales en el desarrollo de las sociedades y de la educación en general. Hay estudios que muestran los efectos beneficiosos que aporta la música en el cerebro. Recortar ese aspecto puede tener unos costes mucho más preocupantes de los que uno espera.

 

  • ¿Que consejo darías a los lectores de éste blog?

Que busquen comunicar con su música. Una de las grandes cualidades del arte que practicamos es esa capacidad de llegar a todos los oídos (y en el mejor de los casos, corazones), independientemente de idiomas, culturas, clases sociales… Es fácil centrarnos únicamente en «perfecciones técnicas», pero no tienen sentido sin crearnos imágenes, historias, colores y sensaciones de lo que queremos trasmitir en cada momento. Con ilusión, imaginación y búsqueda, el camino de superación se vuelve más emocionante y gratificante.

 

2 comments to “Entrevista a Clara Andrada”

You can leave a reply or Trackback this post.
  1. Isabel - 10 enero, 2018 Responder

    Escuchar a Clara tocar es un regalazo para los oídos, toda ella es musicalidad. Es una gran músico y mejor persona.

    • JuanVal - 17 enero, 2018 Responder

      ¡Ya lo creo Isabel! ¡Gracias por tu comentario! 🙂

Leave a Reply

Your email address will not be published.

5 × uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.