Entrevista a Henrik Wiese

«Para mí cada nota tiene su propio color: la por ejemplo es rojo, re es azul oscuro. Por lo tanto, tengo oído absoluto.«

Hoy te traigo una entrevista a Henrik Wiese. Es muy especial para mi porque recibí sus clases de repertorio orquestal cuando estudié en Leipzig (Alemania). Y sin duda, es un flautista diferente, auténtico, especial y con muy buen gusto.

Te animo a que sigas leyendo, porque Henrik Wiese es el flauta solista de la Symphonieorchester des Bayerischen Rundfunks en Múnich (Alemania). O más conocida en español como la Orquesta Sinfónica de la Radio de Baviera.

Quédate y conoce un poquito más a este gran flautista. No desperdiciarás ni una de sus palabras. ¡Espero que te guste esta entrevista a Henrik Wiese! Y si es así, ¡cuéntamelo en las redes sociales! 🙂

  • ¿Cómo empezaste en la música?

Provengo de una antigua familia de Hamburgo. Mi tatarabuelo fue alcalde de esa ciudad hanseática. La música no jugaba un papel en nuestra familia, pero atraído por los colores que veo escuchando música – este fenómeno se llama sinestesia – me interesaban todos los instrumentos musicales en mi niñez. Pulsaba las cuerdas de la guitarra y apretaba las claves del acordeón de mi maestra. Cuando tenía cinco años, empecé a tomar clase de flauta dulce. En el cumpleaños de mi mejor amigo de entonces, descubrí la flauta travesera de su madre y me escondí en un rincón experimentando con el instrumento. Hoy creo que la flauta me eligió y si la madre de mi amigo hubiera tocado la trompeta, la tocaría hoy. Primero aprendí flauta travesera de manera autodidacta, y un año después me presenté a mi futura profesora, Ingrid Koch-Dörnbrak de la Musikhochschule en Hamburgo, que me dio clases hasta que acabé bachillerato. Después estudié en Múnich con el profesor Paul Meisen.

  • ¿Cómo llegaste a la Orquesta Sinfónica de la Radio de Baviera?

En 1995 gané la audición de flauta solista en la Opera Estatal Bávara en Múnich teniendo sólo 23 años. Estuve once años tocando allí hasta que me cambié a la Orquesta Sinfónica de la Radio Bávara en Múnich en 2006.

  • ¿Qué es lo más curioso que te ha ocurrido en tu carrera musical?

¡Una pregunta difícil! Quizás fue un concierto que acabó en desconcierto. Tocábamos las variaciones de Reger sobre un tema de Mozart. El director dirigía de memoria. Las variaciones de esta obra tienen la estructura A A’ B B’. El director se equivocó en la primera variación y ya después de la parte B hizo un rallentando con una cesura como si fuera el fin de la variación. Toda la orquesta estuvo confundida, algunos siguieron tocando la parte B’, y otros continuaron con la segunda variación. El director interrumpió y alzó dos dedos, pero nadie lo entendió. Volvimos a empezar, pero algunos tocaron la segunda parte de la primera variación y otros comenzaron la segunda variación. Tuvo que interrumpir otra vez. Esta vez empezamos juntos la variación dos. Probablemente fue el momento más embarazoso de mi vida musical.

  • No hay muchos solistas de grandes orquestas que toquen con flauta de plata, ¿por qué prefieres la plata al oro?

Probando y escuchando flautas de oro noto una carencia de timbres. Son instrumentos mañosos. Ellos te tocan, no los tocas tú. Por otro lado, las flautas de oro favorecen el volumen y la penetrabilidad en conjuntos musicales más grandes. Se puede impresionar con estas calidades, pero no me conmueven.

  • También es cierto que tu flauta es muy especial, ¿qué instrumento es? ¿Nos puedes contar un poco más sobre él?

Para mí la flauta sólo es una herramienta musical. No la acaricio, no limpio su exterior mientras estoy contando las pausas en la orquesta como otros flautistas… Lo especial es que llevo casi 22 años tocándola. Sé cómo va a reaccionar, y por eso vale la pena no cambiarla. Es una flauta japonesa de Flute Masters de plata 970 con pata de y un trino en el do sostenido.

  • Eres sinestésico, ¿nos puedes contar en qué consiste y cómo lo descubriste? ¿Te ha ayudado (o te ayuda) la sinestesia en tu actividad como músico?

La sinestesia es una mezcla de los sentidos. La combinación más frecuente es entre oído y vista. En este caso la gente sinestésica percibe colores frente a su ojo interior escuchando sonidos. Para mí cada nota tiene su propio color: la por ejemplo es rojo, re es azul oscuro. Por lo tanto, tengo oído absoluto. Los colores facilitan no sólo memorizar la música sino también despiertan asociaciones que pueden inspirarme tocando. La intensidad de los colores depende del volumen y de qué manera estoy disfrutando de la música. Sintiendo las resonancias en mi cuerpo por tocar la flauta o sentado en medio de la orquesta vivo los colores de la forma más intensa.

  • Además de todos tus conciertos, tienes una gran actividad como editor de partituras: ediciones críticas, cadencias y muchísimo más… ¿Cómo comenzaste a desempeñar esta otra faceta?

Estas actividades son la consecuencia de mi autoconciencia como músico. Siempre estoy en busca de la verdad en una composición, de la voluntad del compositor, del estilo adecuado y de la expresión adecuada. Sólo tocar bonito no me interesa tanto. Ya como estudiante en Múnich me interesaban las fuentes musicales, manuscritos y grabaciones (impresas) que pedía antaño en microfilm desde bibliotecas de todo el mundo.

  • ¿Cómo ves el panorama musical actual?

El crecimiento demográfico conlleva más músicos excelentes y una variedad musical más grande. Un enriquecimiento muy deseable. Pero a la vez veo el enfoque en la belleza musical en vez de la expresión. Eso me preocupa porque da lugar a la superficialidad. Además, el mercado de galardones por CDs favorece a músicos de grandes agencias o sellos discográficos, pero conozco a tantos otros que merecían la atención de un amplio público.

  • Un consejo para los lectores del blog.

Los estudiantes suelen limitarse sólo a tres fuentes para sus interpretaciones: lo que dice su profesor, lo que se escucha en una grabación del flautista favorito y lo que pone en su partichela. Recomiendo consultar la partitura y dejar inspirarse por otras artes como la pintura o la literatura alrededor del compositor.


¿Quieres que aparezca tu nombre aquí?
¡APOYA ESTE BLOG AQUÍ!

Leave a Reply

Your email address will not be published.

dos − uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.