Entrevista a Luis Martínez

“A mi modo de ver, el traverso tiene una paleta de posibilidades muy amplia, aunque muy diferente a la flauta moderna.”

¡Ya estoy de vuelta con el blog! ¡Y volvemos fuerte!

Hoy te traigo una nueva entrevista. Es a un amigo muy especial que no te va a dejar indiferente, y que además nos va a descubrir un instrumento “nuevo”. Y digo “nuevo” porque para muchos lo será, pero no precisamente por lo moderno que es.

Él es Luis Martínez, flautista de Zaragoza y todo un maestro del traverso. Ha tocado ya con grandes iconos de este instrumento como Barthold Kuijken o con reconocidas orquestas como la Orchestra of the Age of Enlightenment. Además ha formado su propio ensemble especializado en música de los siglos XVIII y XIX, La Guirlande, con el cual ha ganado ya numerosos concursos internacionales.

Precisamente con este grupo, Luis va a grabar un disco, el cual te animo a apoyar a través de este crowfunding. ¡No te pierdas la oportunidad de escuchar a este gran músico y sus compañeros!

Y sin más esperas, te dejo con la entrevista. ¡Espero que te guste! 😉

  • ¿Cómo empezaste en la música?

Mi andadura en el mundo de la música comenzó, como en muchos casos de instrumentistas de viento en España, en una banda. Cuando yo tenía apenas 8 años mi padre se apuntó a la Banda de Música de Empleados Municipales del Ayuntamiento de Zaragoza. Como en la mayoría de los casos, en las bandas te toca escoger un poco según las necesidades que la agrupación tiene en cada momento. A mi padre en concreto le tocó el bombardino. Un año después me preguntó que si me animaría a entrar en la banda, y le dije que sí. Y bueno, como hacían falta flautas, pues ese es el instrumento que me tocó.

  • ¿Que es lo más curioso que te ha ocurrido en tu carrera musical?

Si entendemos por curioso como algo divertido, fue una vez que estaba tocando con una orquesta la 4ª Sinfonía de Brahms. Yo estaba tocando la segunda flauta, la cual en el tercer movimiento muta a piccolo. Pues bien, una vez que ya estábamos en el escenario e íbamos por la mitad del primer movimiento, un flash vino a mi cabeza y me di cuenta de que me había dejado el piccolo en el camerino. Nada más acabar el primer movimiento tuve que empezar a bracear y llamar al director para contarle lo que pasaba. Podéis imaginar la situación, saliendo corriendo como una bala hacia el camerino para coger el piccolo y volver a salir al escenario.

  • ¿Cómo llegaste hasta el traverso?

Siempre he sentido una gran predilección por la música antigua. Recuerdo que de siempre las sonatas de Bach han estado en mi atril de estudio, y que cuando estaba cursando el grado superior de flauta en el CSMA, muchos de mis grupos de cámara eran grupos en los que tocábamos música del siglo XVIII. Una vez acabado el superior, estuve tres años enseñando a media jornada en el Conservatorio Municipal de Zaragoza.

Como estaba a media jornada, esto me permitía tener bastante tiempo para estudiar y hacer mis cosas, al mismo tiempo que ganaba suficiente dinero para poder ir a tomar clases con profesores que me gustaban, o para comprarme algún instrumento. Así pues, me compré un traverso y empecé a tomar clases de traverso con una profesora en Barcelona a la vez que iba a dar clases de flauta moderna con Julia Gallego. Finalmente me decidí a cursar el Master de música antigua de la ESMUC con Marc Hantaï. Una vez conocí a Marc, cambió mi vida por completo, e hizo decidirme a apostar por este camino.

  • ¿Qué te aporta el traverso que no te aporte la flauta moderna?

A mi modo de ver, el traverso tiene una paleta de posibilidades muy amplia, aunque muy diferente a la flauta moderna. Es verdad que no tiene la potencia de la flauta; básicamente porque el concepto estético del instrumento es diferente. El traverso no estaba pensado para ser tocado en las enormes salas de conciertos en las que se toca hoy en día. Ni siquiera las flautas Böehm del siglo XIX suenan ni de lejos como suenan las flautas modernas de hoy. Yo he tenido la suerte de probar algunas de las primeras flautas Böehm de Lot, o del propio Böehm de un coleccionista de Basel, y puedo decir que tienen una sonoridad que no tiene nada que ver con las flautas modernas. Parecen más cerca de un traverso que de una flauta actual, siendo que usan el mismo sistema. Por no hablar de lo ligeras que son.

No me voy más por las ramas. El traverso me aporta muchas más posibilidades de articulación, mucha más flexibilidad con el aire para poder hacer pequeños fraseos y detalles, ligereza, posibilidades de miles de colores diferentes según la tonalidad que estás tocando, etc. Siempre que cojo de nuevo la flauta moderna me siento mucho más encorsetado, pero eso también viene porque mi concepto y visión de la música han cambiado mucho.

  • ¿Qué dirías a los flautistas para que se animaran a probar el traverso?

Que tengan mucha paciencia. Pasar del traverso a la flauta moderna es muy fácil, pero de la flauta moderna al traverso es tremendamente difícil ya que tienes que cambiar muchísimas cosas, no solo desde el punto de vista técnico, sino también estético. Necesitas un reciclaje prácticamente completo, ya que son conceptos que se puede tardar mucho en interiorizar, pues chocan mucho con la manera “moderna” de interpretar la música.

  • Vas a grabar muy pronto tu primer disco. ¡Cuéntanos un poco sobre él!

El disco lo grabaremos del 8 al 11 de Octubre en mi pueblo, Épila, en el salón principal del palacio del Conde de Aranda. Va a ser un disco dedicado a música de cámara española de mitad del siglo XVIII, compuesta por músicos virtuosos que viajaron alrededor de Europa cosechando fama allí por donde pasaban. También hay obras de compositores extranjeros que hicieron el camino contrario, haciéndose famosos en España. El disco contendrá 7 obras, de las cuales 5 son de recuperación patrimonial, nunca antes grabadas hasta la fecha. Hemos lanzado una campaña de Crowfunding para financiar parte de los costes, y la verdad es que está yendo francamente bien. El proyecto ha tenido una acogida muy favorable de la gente y hemos recibido un gran apoyo.

  • Y vamos acabando… ¿Cómo ves el panorama musical actual?

Sinceramente, lo veo complicado. Es cierto que la situación ha mejorado un poco desde hace unos años a ahora. Parece que los festivales han crecido, y que hay un poco más de alegría y actividad a la hora de programar. Pero por otro lado, las plazas fijas, tanto de orquestas como de conservatorios, no aumentan. Y cada vez hay más gente con un nivel realmente alto.

Desde que estoy metido en la música antigua no me presento a pruebas de orquesta, pero sé por amigos que es bastante normal encontrarte con 100 flautistas más en unas pruebas de orquesta. Un gran porcentaje de ellos podrían hacer un gran trabajo, porque hoy en día salen buenos músicos de prácticamente cualquier lado. Por eso hay que buscar alternativas, e intentar ser feliz con lo que se tiene. Al final, la música es un trabajo más (aunque nos hayan dicho hasta la saciedad lo contrario), y hay muchas alternativas que también pueden hacernos felices.

  • Un consejo para los lectores del blog.

Que no se obsesionen con la carrera de solista o de pruebas de orquesta, ya que la cosa está cada vez más difícil. Hay menos plazas y más gente buena para ocuparlas. La música es mucho más que eso. Hay miles de caminos y posibilidades que nos pueden permitir vivir de ella, bien sea tocando o enseñando. La música clásica tradicional está muy bien. Pero también tenemos la música antigua, el jazz, el flamenco, el pop, el rock,etc. Están ahí, y son una salida y una manera de ganarse la vida tan digna como otra cualquiera. Se puede disfrutar muchísimo haciendo música así. Por no hablar de la enseñanza, la cual se puede disfrutar también muchísimo.

Otros Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.