Entrevista a Eros Jaca

     Sabéis que de vez en cuando me gusta salir un poco del mundo flautístico. Esta semana he querido barrer un poco para casa. En Aragón cada vez hay mejores músicos, y hoy tenemos aquí una muestra de ello. Tengo el enorme gusto de presentaros una entrevista a un violonchelista que cuenta con una gran actividad concertística, y que sin duda deja el listón siempre muy alto. Es el zaragozano Eros Jaca. ¡Disfruta de la entrevista! Y si te gusta… ¡compártela!

 

Eros Jaca 1

 

  • ¿Cómo comenzaste en la música?

     Siempre me sedujo el arte: empecé con el dibujo muy joven para luego continuar con la música. A los tres años sabía leer, escribir y hacer operaciones matemáticas, pero por mi timidez no hablaba, lo que era un problema a la hora de comunicarme con los demás (con mis padres utilizaba seis palabras básicas, y no es metafórico). De alguna manera el chelo me ayudó a mostrar mi mundo interior y a empezar a expresarme con los demás. En definitiva, el violonchelo ha marcado las pautas de mi vida y todavía sigue ayudándo a descubrirme a mí mismo.

 

  • ¿Qué es lo mas curioso que te ha ocurrido en tu carrera como músico?

Eros Jaca

     Por suerte creo que la vida del músico está repleta de experiencias y anécdotas. Un día, después de haber pasado varios días estudiando “demasiadas” horas, volví a casa caminando con la cabeza todavía llena de música y del concierto de Schumann que estaba trabajando (cuando te involucras tanto en el estudio, en el tiempo libre pierdes la sensación del tiempo, del día y casi de la realidad). En ese trayecto estaba todo oscuro, llovía mucho, los coches pasaban a mi alrededor y se oía el claxon de algún autobús. De repente, el “ruido” de la calle me envolvió y encontré una sinfonía organizada desde el caos, y llena de colores: las gotas de lluvia tenían su propio patrón rítmico; los acelerones y desacelerones de los coches eran dinámicas con notas concretas…  todas se solapaban unas con otras, con unos parámetros establecidos por la distancia entre los autos y los tipos de motores; el paso de la gente eran ecos que se acercaban y se alejaban… Llegué a casa y encontré el silencio más absoluto, pero todavía podía oír música. Todo esto me llevó a la siguiente pregunta: ¿qué es música y qué es ruido? ¿y cómo lo diferenciamos? Así es como empecé a entender y descubrir la música contemporánea.

     Esta experiencia también  me ayudó a saber que había estudiado demasiado y que necesitaba descansar la cabeza tomando algunas cervezas.

 

  • ¿Cómo ves el panorama musical actual?

     Si visualizo la situación española en lo referente a la música clásica, francamente la veo con muchas nubes. Desde mi punto de vista, está en un punto muerto, donde existen dos caminos: regenerar o morir. El público devoto de la clásica está descendiendo por una cuestión vitalicia: en su mayoría son señores mayores, provenientes de una época donde la clásica no tenía que competir con el reggeaton, la música electrónica, el rap…

Eros Jaca - Auditorio Nacional     Uno de los grandes problemas de España es que no se favorece al músico amateur, partiendo desde el propio sistema educativo y llegando hasta los organizadores de eventos y/o conciertos. Creo que no se ofrecen las suficientes alternativas educativas a las personas (sin importar edad o talento) que quieren tocar el violín por el placer de hacerlo sonar, sin tener que pasar por un exámen de armonía o piano complementario. Hace falta más flexibilidad pedagógica, desestigmatizar la etiqueta de “clásica” como música para las élites y acercar la buena música al público más joven, indiferentemente de si es la séptima sinfonía de Mahler o las bandas sonoras de Morricone.

     También echo en falta la colaboración entre los mismos músicos, ya que muchas veces nosotros mismos no vamos a los conciertos de nuestros compañeros; estoy seguro de que si hubiese más confianza  y valoración respecto al trabajo del prójimo, el gremio musical tendría más fuerza, y todos saldríamos ganando.

     Y por último no me puedo olvidar de los políticos que, en términos generales, no apoyan la música, la cultura en general, porque no interesa que la gente se detenga en su rutina diaria, mire alrededor y escuche la realidad.

 

  • Y por último, un consejo para los lectores del blog.

     El instrumento al final es un vehículo con el cual te expresas, no es un fín en sí mismo, por lo que mejoras al mismo tiempo que te enriqueces como persona, intelectual y humanamente. Resumiendo, también se crece teniendo mucha curiosidad por el mundo exterior. Ah, y seguir el blog de Juan Val.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

dieciocho − siete =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.