«Tenemos ante nosotros una situación propicia para el desarrollo de nuevos proyectos, nuevas ideas, nuevos públicos…»

     Queridos lectores, aunque a veces no lo parezca, la tecnología también está presente en el mundo de la música clásica. Y una de las personas que intenta que esto sea así, y cada vez mejor, es el trombonista Miguel Galdón. Además de tocar el trombón, Miguel se dedica a la comunicación y el marketing para músicos, y es fundador de la Barbieri Symphony Orchestra y de Innova Música. ¡El cambio de la música clásica está en nuestras manos!

     Hoy tengo el placer de dejaros aquí una entrevista que puede que cambie vuestra visión sobre la música clásica. ¡Espero que os guste! Y ya sabéis, ¡no dudéis en hacer comentarios o compartir vuestras ideas en Facebook o Twitter!

 

Miguel Galdón

 

  • ¿Cómo comenzaste en la música?

     Soy de Valencia, una tierra con gran tradición musical y a los 6 años mis padres me apuntaron a la escuela de música. Poco a poco la música me fue cautivando, y lo que al comienzo era únicamente diversión, se convirtió con los años también en una forma de vida.

 

  • ¿Qué curiosidades te han ocurrido en tu carrera como músico?

     Recuerdo especialmente una vez, después de un concierto, que una señora se acercó a mi (como podría haberle ocurrido a cualquiera de la orquesta) y, además de darme la enhorabuena por el concierto me dijo que le habíamos hecho recordar cuando ella era joven y asistía a conciertos con su padre. Para ella era algo muy especial y yo me sentí tremendamente ilusionado por el hecho de sentir que la música que hacemos realmente llega al corazón de las personas y transmite emociones muy fuertes.

 

 

  • ¿Qué crees que aportan las redes sociales al mundo de la música?

     En la música la comunicación es fundamental. Cuando interpretamos tratamos de transmitir una idea, un sentimiento…

     Las redes sociales también nos permiten comunicar, conectar con nuestra audiencia. Es una oportunidad fantástica de estar en contacto con las personas que asisten a nuestros conciertos e interactuar con ellos para conocer sus impresiones. Al igual que me ocurrió con la señora que comentaba anteriormente después de un concierto, también he podido leer las reacciones del público a través de las redes sociales e intercambiar opiniones y comentarios sobre lo que más les gustó, qué otras cosas querrían escuchar en un próximo concierto, etc.

     Esta parte me parece fundamental para cualquier artista o institución preocupados por su público y que quieran crecer a medio-largo plazo. Además de para comunicar, las redes sociales también están para escuchar, y esto es algo que muchas veces se nos olvida.

 

  • ¿Crees que toda la información que hay en internet puede a veces jugar en contra de nuestra profesión?

     Es cierto que hay muchísima información en internet, sin embargo no hay nada como vivir la experiencia de un concierto en directo. Eso todavía no se ha conseguido suplir con la tecnología, aunque no dudo que en un futuro no muy lejano también tendremos que lidiar con este problema.

     Ahora mismo hay una gran oferta de actividades culturales y de ocio en la mayor parte de las ciudades y el público general puede sentirse abrumado por toda esta información. El reto es destacar entre todas esas posibilidades para que el público se decante por nuestra propuesta musical.

 

Miguel Galdón - Música y redes sociales

 

     Aquí también cabría hablar del problema de la propiedad intelectual y los derechos de autor en la era digital. Sin duda internet ha cambiado radicalmente el funcionamiento de la industria musical y estamos en un periodo de adaptación a las nuevas situaciones y posibilidades. Es un momento de ensayo-error, de aprender, de reinventarse… Para mi es importante buscar siempre los aspectos positivos del desarrollo tecnológico para el objetivo final de la música: transmitir emociones.

 

  • ¿Cómo ves el panorama musical actual?

     Pese a las dificultades que atraviesa hoy en día la cultura en general, y la música clásica en particular, creo que tenemos ante nosotros una situación propicia para el desarrollo de nuevos proyectos, nuevas ideas, nuevos públicos…

     Muchos jóvenes músicos están agudizando el ingenio para tratar de salir adelante, de poder vivir de lo que les apasiona y aportar un valor a la sociedad.

     Por el otro lado vemos como agrupaciones musicales con una larga trayectoria, como puede ser la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria, están atravesando verdaderos problemas para seguir adelante con su trabajo de una forma digna.

     Como comentaba anteriormente, es un momento de cambio. Hay que luchar por nuestros derechos como músicos. Sí, también de los que tocan sin un contrato laboral o en condiciones poco dignas. Y también hay que pensar en el futuro, hay que plantearse qué será de nosotros si no innovamos, si no conectamos con el público del siglo XXI… Hay que empezar a tomar conciencia y actuar para revertir una situación que, de no cambiar, nos relega al abandono.

     No quiero que nadie piense que es un mensaje apocalíptico, sino que creo firmemente que nosotros los músicos somos quienes debemos empezar a actuar para que la música clásica tenga un futuro digno.

 

  • Un consejo para los lectores del blog.

     La música es una herramienta de transformación social. Debemos aprender a conectar emocionalmente con nuestro público y hacerlo partícipe de las experiencias que se viven a través de la música. Sólo así conseguiremos una audiencia predispuesta al deleite de las emociones que produce la música.

     Haced lo que esté en vuestra mano para conseguir esta implicación del público. Con la suma de muchas pequeñas acciones comienza el cambio.

 

Guardar

Guardar

Guardar

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

5 + veinte =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.