Entrevista a Myra y Peter Pearse

“No tengas miedo de emigrar. Si quieres vivir en el mismo sitio que tus padres o tu familia, ¡deberías haber pensado en otra carrera!”

     Esta semana tenemos otra pareja “flautística”. La primera fue Isabel Souto y Christian Farroni, pero ahora tenemos aquí a Myra y Peter Pearse, ambos flautistas de la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias (OSPA). Descubre todo sobre esta pareja llena de flauta. ¡Espero que te guste! ¡Disfrútalo!

 

 

  • ¿Cómo empezásteis en la música?

     Myra: Mi madre y mi padre son unos enamorados de la música. Había siempre jazz y música tradicional celta sonando en nuestra casa y en el coche cuando íbamos a los sitios. Cuando tenía 7 años nos mudamos de Bretaña (mis padres son escoceses) a Minnesota, y mi educación musical empezó alli en la escuela de primaria local. Tenía un amigo que era un año más mayor que yo y estaba aprendiendo clarinete en la banda. Recuerdo no ser muy paciente esperando hasta que estuve en 4º grado y pude elegir un instrumento. Cuando ese momento llegó y la escuela mandó a casa la autorización a los padres, ¡pedí el clarinete!

     Sin embargo, mis padres no estaban muy entusiasmados con ese instrumento. Ellos realmente pensaban que el violín, un instrumento muy popular en casa de mi padre (las Islas Shetland), sería ideal. Desafortunadamente, no hay violines en una banda, asi que ellos me preguntaron si me gustaba el sonido de la flauta. Dije “si” y me enamoré de ello.

     Mis primeros tres años fueron con el profesor de viento madera, que era clarinetista. Cuando estaba en mi ultimo año de primaria, él dijo a mis padres que me encontraran un profesor particular de flauta, porque me gustaba mucho. Fui muy afortunada de unirme a una maravillosa joven orquesta cuando estaba en el segundo año de la enseñanza secundaria, la Greater Twin Cities Youth Symphonies. Había 8 orquestas que abarcaban en edad desde la escuela primaria hasta el ultimo año de instituto. La entrada era mediante competitivas audiciones anuales, y los directores eran maravillosos educadores musicales.

     Peter: Antes de que mi padre fuera reclutado en el RAF (fuerzas aéreas) estuvo muy activo como cantante, asi que la casa estaba siempre llena de música. Empecé a aprender piano cuando era muy joven, pero recuerdo ver un programa de televisión con James Galway y me enamoré por completo de la flauta. Un par de años despues, empecé la secundaria y ahi es donde finalmente empecé a tener clases de flauta. Me dieron una flauta el viernes y volvi el lunes tocando la Cancion de Annie y algunas escalas que habia trabajado y que nunca habia visto antes.

 

  • ¿Qué es lo más curioso que os ha ocurrido en vuestra carrera como músicos?

     Peter: ¿A parte de acabar trabajando los dos en la misma orquesta? La forma en la que realmente aterricé en este trabajo aquí en Asturias fue como algo de una novela surrealista. Habiendo completado mis estudios con WIBB y Sebastian Bell en la Royal Academy of Music en Londres, después seguí a Myra a la Universidad de Indiana en Bloomington (nos conocimos en Londres cuando ella fue a estudiar a Guildhall por un año). Tuve un maravilloso año y medio allí con Peter Lloyd y Kate Lukas.

     Mientras tanto, mis padres recientemente jubilados estaban navegando por el Golfo de Vizcaya y la costa francesa y habian organizado a amigos para consultar el Daily Telegraph en busca de anuncios sobre audiciones de orquesta en Europa. ¡Esto fue antes de internet!

     Cada semana alguien comprobaba las vacantes de trabajo, a excepción de una semana, cuando mis padres habían vuelto recientemente a Reino Unido. Mi madre se dio cuenta de lo que habia pasado y empezó a preguntar a sus vecinos si alguien habia comprado el dia anterior el periódico. Alguien lo hizo, pero la página con el anuncio de la orquesta de Asturias ¡apareció envuelta alrededor de media docena de cabezas de caballa! Una vez que el pez se había secado y pelado, me llamaron por teléfono para decirme que la audición debía celebrarse, entre otros lugares, en Amsterdam en junio de 1993. Esto fue sólo dos meses antes de nuestra boda en Shetland. ¡Gané el trabajo y la llamada de teléfono a Myra fue una de las llamadas más memorables que he hecho nunca!

 

     Myra:  Si, ¡nunca lo olvidaré! Justo había terminado mi MMus en la IU y volvimos a casa de mis padres en Minnesota y estabamos, con cierta ansiedad, intentando averiguar qué íbamos a hacer para pagar los vuelos para todas las audiciones que esperábamos hacer.

     Peter y yo llegamos a un acuerdo para ir a cualquier sitio del mundo donde cualquiera pudiera ganar una plaza en orquesta. ¡Era un gran sueño! Peter hizo audiciones mientras estaba en la IU haciendo el Artist’s Diploma. Había sido finalista para la plaza de co-principal en Barcelona y también lo hizo bien en San Antonio, Texas. Mi primera audición real fue para la Filarmónica de Hong Kong en Chicago. Ya habían seleccionado un flautista de Reino Unido y ¡pidieron todos los tuttis de Daphnis y Chlöe solamente para ver quien era lo suficientemente valiente para intentarlo con ellos! La cosa dio miedo, recuerdo, y una acústica extremadamente seca (la sala de conferencias del hotel con cortinas y suelo de moqueta), con la que se podían escuchar todos los defectos. ¡No es necesario decir que me inspiraron a prestar atención en todas las partes!

 

  • ¿Cómo es ser ambos flautistas? ¿Estudiáis juntos?

     ¡Todo el mundo nos pregunta eso! Por supuesto, tenemos la ventaja de ayudarnos entre nosotros con los aspectos técnicos, ¡y Myra tiene su propio reparador de flautas en casa! Cuando dejamos la Universidad de Indiana, Peter Lloyd y Kate Lukas nos dijeron que teniamos que mantener nuestro oído crítico con cada uno. Trabajamos juntos mucho con la preparación de audiciones y fuimos brutalmente sinceros con el otro. Todo eso de “Yo puedo tocar esto mejor…” no existe para nosotros. Somos un equipo, una seccion cuya preocupación es presentar la música de la mejor forma posible. No somos un par de flautistas intentando superar al otro. A veces estudiamos juntos y siempre preparamos las partes de orquesta juntos, pero la vida que llevamos ahora es muy frenética, ¡y tenemos que estudiar en cuanto tenemos un momento!

 

  • Teniendo padres flautistas, ¿quieren vuestros hijos trabajar como músicos?

     Nuestro hijo Magnus tiene 16 y nuestra hija, Fiona, 13 años. Magnus toca el piano, y ha cantado en la temporada de ópera de Oviedo. Podría estar estudiando en el conservatorio, pero sentimos que el tiempo necesitado para cumplir con los requerimientos del curso podrían distraerle del estudio del piano. Es muy diferente de la educación musical que tuvimos nosotros, que se centraba en lo instrumental y en tocar en grupo. Magnus disfruta con su piano, pero quiere ser científico. Tiene su profesor de piano particular, y ha tenido un gran exito en el sistema de examen del ABRSM. Es un sistema de examen reconocido internacionalmente y te permite presentarte como candidato cuándo y dónde quieras. El examinador nunca te conoce, y están especialmente entrenados para ser objetivos y justos. Esto significa que la variacion de las notas entre dos examinadores cualquiera es ¡¡aproximadamente un 1%!!

     Fiona toca el violín, acordeón, piano, guitarra y canta en un coro. Ella se siente atraída por toda la música celta… ¡creemos que las vacaciones en Shetland y vivir en Asturias puede tener algo que ver con esto! Esta ocupada llenando las paredes de su cuarto con diplomas del ABRSM, y ama sus clases de violín con Jantien Kassies, una compañera de nuestra orquesta. Estudia tambien acordeón en la escuela de música tradicional de Gijón.

 

  • ¿Como véis el panorama musical actual?

     Una cosa que echamos realmente de menos en España es el acceso para todos los jóvenes músicos (no solo los estudiantes del conservatorio) a buenas jóvenes orquestas y bandas a través de la escuela pública. Myra, por ejemplo, tenía una hora de banda como materia diaria hasta el bachillerato en Minnesota, incluso cuando era estudiante por la rama de ciencias. Peter hizo una gira por Europa con la orquesta y banda del colegio.

     El sistema de conservatorios en España produce unos músicos de clase mundial, pero excluye un enorme público que podría ganar mucho a partir del estudio de un instrumento y de la experiencia de tocar en una banda o una orquesta. La música no debería ser incompatible para nadie que estudia o combina con cualquier otra cosa, debería ser una de las materias básicas del currículum. Hay publicados muchos estudios que muestran que tocar un instrumento musical tiene profundos efectos beneficiosos en el desarrollo de la mente, y mejora las notas en examenes de matemáticas e idiomas. La audiencia de mañana es probable que sea más comprensiva hacia la música clásica si ha tocado un instrumento o ha cantado en un coro. ¡Parece una locura quitar este aprendizaje tan importante de las escuelas!

 

  • Y finalmente, un consejo para nuestros lectores.

     Si eres un estudiante que aspira a tocar en orquesta, ¡no gastes todo tu tiempo aprendiendo el último concierto o memorizando todos los estudios de De Lorenzo! Aprende el repertorio, escucha la música que vayas a tocar más probablemente. Para tocar como colaborador, necesitarás aprender a ser muy flexible en términos de afinación, colores y dinámicas. Es increíble como a menudo hemos escuchado alguien cuyo sonido y afinación estaban completamente fuera de control cuando tenian que tocar un verdadero pianissimo en un acorde con la sección de vientos. Aprende a tocar super ppp, y manteniendo un buen contenido armónico en tu sonido, y SÉ FLEXIBLE.

     Canta con tu propia voz. Nadie pagará para escuchar una copia de un flautista famoso. Si siempre estás escuchando este o aquél flautista famoso, vas a acabar con un solo concepto del sonido y del fraseo, ¡que te hará ser un músico inflexible! Tienes que escuchar a menos conocidos pero igualmente buenos instrumentistas de la actualidad y de años pasados, y también tienes que escuchar a otros instrumentos. Si tocas César Frank, ¿escuchas la grabación por una flauta, o un violin, o un chelo? Recuerda que Marcel Moyse escribió un completo tratado de sonido y expresión basado en sus experiencias en la ópera.

     Finalmente, es una queja típica sobre todo en el mundo de la música, pero en el clima financiero de hoy todos nosotros conocemos a mucha gente que ha perdido sus trabajos en miles de diferentes carreras. Nuestras propias vidas están centradas alrededor de la OSPA, la cual ha tenido problemas económicos sobre los últimos 25 años… como cualquier otra orquesta. Pensamos que la cosa realmente importante es permanecer abierto a nuevas ideas, y estar preparado para moverse a cualquier lugar del mundo donde el trabajo te lleve. No tengas miedo de emigrar. Si quieres vivir en el mismo sitio que tus padres o tu familia, ¡deberías haber pensado en otra carrera!

 

Guardar

5 comentarios sobre “Entrevista a Myra y Peter Pearse

  1. Pingback:¡Cómo toca Ning! | Pablo, la música en Siana

  2. Pingback:No solo París | Pablo, la música en Siana

  3. Pingback:Etapas vitales | Pablo, la música en Siana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *