Entrevista a Óscar de Manuel

“Quien quiera traspasar el temblor de la garganta al instrumento para imitar al cante, la guitarra o el baile le hace falta algo más que rendirse a la técnica y afinar mucho el oído.”

Hoy tenemos de nuevo una entrevista muy flamenca. Son muchos los flautistas que se dedican a este género en nuestro país, y algunos de ellos ya han pasado por las entrevistas de este blog: Simón Fernandez, Domingo Patricio, o Sergio de Lope.

Pero hoy os quiero presentar a Óscar de Manuel, flautista flamenco de Cádiz que desarrolla gran parte de su actividad en Valencia. Tanto es así que allí ha creado la Orquesta de Flautas Flamenca, un original proyecto del que vamos a hablar en la siguiente entrevista.

¿Te apetece? ¡Pues no dudes en echarle un vistazo! 😉

 

 

  • ¿Cómo fueron tus comienzos en el mundo de la música?

Mis comienzos en la música fueron en el conservatorio, con 7 años y de la mano de Francisco Serrano. Él mostró su peculiar y armoniosa manera de vivir con intensidad la música, sus melodías, el trabajo en equipo y la humildad que esconde una vida dedicada por y para la música. Una vida llena de experiencias donde combinaba las bandas de música o la orquesta con unos fines de semana llenos de conciertos de diferentes estilos: pasando por el reggae, pop, mestizaje o rock sinfónico con Camel y Jethro Tull. Esto provocó un vuelco en mí y en esos sonidos extraños que salían de aquel instrumento del cual yo estaba enamorado: “ la flauta”.

Pasé desde los 18 hasta los 23 años descubriendo la música en diferentes tonalidades, formas de expresar y conociendo el bicho que llevaba por dentro. Éste no me dejaba mirar atrás y yo caminé hacia delante conociendo diferentes mundos musicales y vivenciales.

 

 

  • ¿Cómo empezaste en el flamenco?

En el flamenco comencé de manera especial, llevado por la promesa que le hice a mi padre tras su pérdida en el año 2000.

Él era Manuel Gómez Guerrero, Presidente de FECA y el mundo asociativo de andaluces era su pasión. Algo que sin querer, entre Rocío y Rocío y noches de cante, uno iba escuchando e interiorizando. No sabes que está en ti hasta que todo se conecta. Una noche, tras pasar apenas una semana de su pérdida, cogí la flauta y me acerqué a Valencia a un local en el que estaban tocando flamenco. Me encontré a amigos de mi infancia como Tomás de los Cariños o Manuel González “ El Colorao” tocando en el escenario, riéndose, pasándoselo en grande y subí a tocar con ellos… Desde entonces mi vida dio un vuelco total en la búsqueda sonora, en interiorizar y conocer ese arte que me trasportaba a mi tierra (Cádiz), y a mi padre y sus recuerdos. Ese pellizco no dejaba de crecer y hacerme sentir completo.

Mis inquietudes me llevan a buscar una continuación a la labor que emprendieron grandes maestros de la generación del 27 como Manuel de Falla o Albéniz, donde el flamenco y lo sinfónico comenzaban a sentirse representativos. Compuse “Lágrimas de Sal” en 2007, un espectáculo de corte experimental de flamenco-sinfónico. Mi inquietud constante de tener que escribir, trascribir y adaptar el flamenco a la escritura sinfónica o de enseñanza para conservatorios se ha convertido en mi día a día. Es mi forma de vivir y entender el flamenco.

 

 

  • ¿Qué es lo más curioso que te ha ocurrido en tu carrera musical?

Lo más curioso y secreto más intimo que os cuento, es algo muy especial que me sucedió en el año 2002 con mi referente, mi maestro, “El Camarón de los vientos” como me gusta llamarlo. Jorge Pardo, hacía un concierto con el trío más espectacular que ha dado el flamenco a nivel instrumental: Jorge Pardo, Carles Benavent y Tino di Geraldo. Fue en Sagunto (Valencia), y por la tarde les llevé a comer una rica paella Valenciana de la que Carles es muy fan.

Me invitaron a tocar un tema con ellos. ¡¡¡Imagínate!!! No sé explicaros esa sensación y ese nervio que se le mete a uno en ese momento de poder estar con las personas a las que sigues, escuchas, aprendes y respetas tanto… ¡¡yo!! Estudiando el tema en los camerinos, tocaba y tocaba sin parar, sin saber qué iba a suceder en el escenario. Bajó corriendo Carles Benavent y me dijo: “¡¡¡Xiquet, que se escolta tot!!!” Mirad… mi cara fue de decir: ¡¡qué he hecho madre!!

Al momento de presentarme al escenario, el maestro Jorge tocó los trinos de su tema “Eterno”. Intuitivamente le copié el gesto y las melodías entrando en escenario, y disfrutando de esos minutillos tan especiales que recordaré toooda mi vida y la siguiente.

 

  • ¿Qué crees que puede aportar el flamenco a un “músico clásico”?

El flamenco puede aportar conocimiento, frescura, compás, fuerza interpretativa, interiorización, memoria y la capacidad de desarrollar un oído musical perfecto. Puede aportar esa chispa que se apaga a veces tras una triste partitura, que no encuentra esa libertad total de interpretación o reinterpretación de la misma.

Y puede mostrar también diferentes formas de emular a guitarras, cantaores y bailaore/as con la flauta, buscando el camino sonoro adecuado para cada palo del flamenco que interpretas y conoces desde dentro.

El trabajo metódico y pedagógico que estamos desarrollando mi compare Simón Fernández, el maestro Juan Parrilla, y un servidor… creo que son esas primeras pero no pequeñas herramientas en las que basarse para dar un significado a nuestra música; a nuestras raíces, aunque algunos no lo quieran ver. Para poder acercar a todo músico clásico o instrumentista este arte flamenco en clave de sol. O simplemente una escritura significativa que consiga reivindicar el flamenco como parte de nuestra cultura y enseñanza reglada en nuestros conservatorios, aunque sea de una manera lúdica… No por tocar partituras flamencas o moverse entre armonías y extensiones se es flamenco, pero debemos mostrarlo y acercarlo a los estudiantes para su conocimiento y riqueza personal.

 

 

  • Recientemente has creado una orquesta de flautas flamenca. ¿Qué aporta una formación tan innovadora a los flautistas? ¿Cuales son vuestros planes de futuro?

La O.F.F Valencia (Orquesta Flamenca de Flautas) es mi última locura musical. Se me ocurrió siguiendo la idea loca de otro gran maestro que admiro y sigo, Ara Malikian, donde a parte de interpretar obras clásicas, se divierte y es capaz de crear un sonido propio, una estética conjunta y dota de significado a una idea.

La pretensión es poder unir a 20/40 flautistas, guitarra flamenca, cantaores, baile, y percusión flamenca. Buscar en ellos y atraerlos a mi forma personal de entender la música y sentir el flamenco para intentar convertirlos en “flautaores”. En flautistas que interpretan, disfrutan y acompañan al flamenco en su máxima expresión como conjunto, como grupo.

Es mi forma más personal de entregar mi conocimiento, mis experiencias, para en un futuro no lejano ser una Orquesta de flautas Flamencas por derecho. Para ello vamos a tener, espero, muchos flautistas flamencos de nivel internacional invitados a participar de una manera directa o indirecta. Omar Acosta nos ha cedido sus Sevillanas Criollas, con Simón Fernández estoy preparando una orquestación de uno de los temas de su último libro… y las colaboraciones especiales están por llegar, todo pasito a pasito.

Nuestros planes de futuro pasan por estrenar la formación el día 1 de Abril en el Auditorio del Jardín Botánico de Valencia, con la colaboración especial de David Llacer al contrabajo, y Juan de Pilar y Ricardo Bustamante a las guitarras y cajón flamenco. También tendremos la visita desde Oporto del maestro de la flauta contrabaja Luís Meirelles, además del baile más puro de Amador Rojas.

A partir de ahí iremos paso a paso, pues es una actividad lúdica, sin apoyos institucionales y de la que espero podamos seguir disfrutando muchos años y encontrando apoyos para poder desarrollar esta loca idea.

 

 

  • ¿Cómo ves el panorama de la música actualmente?

El panorama musical actual es algo que sinceramente me asusta y me intimida a la vez. Tanto talento parado, oculto y frustrado en sus propias ilusiones, tantos músicos, artistas, escritores… tanto arte desperdiciado y luchando por ser y trabajar. La única solución que se ve en el horizonte, es hacer como hacemos muchos que queremos seguir creciendo y aprendiendo… salir del país. Experimentar culturas, conocer otros músicos o buscar alternativas varias para intentar casi dignamente poder vivir en armonía con tus inquietudes. Deseo de corazón que alguien se dé cuenta que un pueblo culto es un pueblo fuerte, que la cultura es una forma de educar, pero también de vivir y sacar sonrisas y lágrimas a los que viven los espectáculos o hacen suyas letras o melodías.

 

  • Un consejo para los lectores del Blog.

 Soñar…

Quien quiera traspasar el temblor de la garganta al instrumento para imitar al cante, la guitarra o el baile le hace falta algo más que rendirse a la técnica y afinar mucho el oído.

Todo es aire, es cante. Hay que buscar la perfección; grabar, retocar, fijarse en cómo apiana un cantaor la voz, cómo busca la arenilla… Y encontrar todas esas cosas en la flauta, que están, pero hay que saber dónde, y si no buscarlas.

«La realidad propone siempre sueños» Dice un verso de Ángel González.

Ese precisamente es mi trabajo: atrapar a la gente y hacerla disfrutar con el sonido del flamenco. Y al final, considero, «se entendió» mi sueño… Búscalo sin parar, porque a veces los sueños también se consiguen si los persigues sin condición alguna.

 

3 comentarios sobre “Entrevista a Óscar de Manuel

  1. Pingback: 10 años de flauta travesera, armaduras y espadas.

  2. Juan, mil gracias por tu apoyo a los flautistas, a los que amamos el flamenco, el jazz u otras culturas musicales donde utilizados la flauta como elemento transmisor. De corazón a corazón muchas gracias y ole por la entrevistaaaaa..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *