¿Por qué se lesionan los músicos?

     ¿Ser músico es una profesión que predispone a padecer lesiones? Parece ser que si, ya que un alto porcentaje de músicos ha sufrido, sufre o va a sufrir algún tipo de lesión a lo largo de su carrera profesional. Sólo tenemos que mirar en distintos entornos musicales como conservatorios, orquestas, bandas, etc., para darnos cuenta de la cantidad de músicos que se quejan por padecer dolor, que han pasado periodos de tiempo sin poder estudiar porque una lesión les obligó a guardar reposo, o que no pueden tocar durante más de un periodo de tiempo porque entonces empiezan a sufrir molestias. También nos daremos cuenta de que muchos de ellos ya han integrado el dolor en su práctica diaria, como si fuera algo normal, algo que por el simple hecho de practicar con su instrumento tengan que soportar.

Fisio

     Esto hace que nos preguntemos, ¿por qué se lesionan los músicos? ¿Si soy músico, estoy en riesgo de lesionarme? ¿Qué factores de riesgo conlleva el hecho de dedicarse a esta profesión? Principalmente dos: una inadecuada adaptación postural al instrumento que se toca y la repetición continuada de un mismo gesto indefinidamente. Afortunadamente, ambos factores se pueden mejorar y no sólo para prevenir lesiones, sino también para mejorar la calidad técnica y sonora de la interpretación, es decir, para mejorar como artistas, e incluso para disfrutar más de la música, ya que cuando una actividad nos produce dolor o malestar es difícil disfrutar con ella.

     Aspectos tan simples como una inadecuada altura del atril, una mala regulación del asiento donde se toca, una almohadilla mal colocada, el uso de un arnés poco conveniente, alzadores, etc., son el origen de sobrecargas cervicales, tendinitis en el antebrazo, dolores lumbares, sensaciones de hormigueos en las manos y cualquier otra de las lesiones más típicas que puede sufrir un músico. Sin embargo, como ya se ha dicho, uno de los puntos clave a analizar es la postura con el instrumento. Cada instrumento tiene sus peculiaridades y requiere una adaptación corporal distinta. Es tarea de cada instrumentista conocer qué parte de su cuerpo es más susceptible de sufrir una lesión debido a la postura que tiene que adoptar para tocar y poner los medios necesarios para prevenirlas, siempre ayudado por un profesional cualificado que le oriente.

Si tu instrumento es la flauta travesera, debes saber que las principales lesiones que puedes sufrir son:

⦁    Escoliosis. Tocas un instrumento que requiere una postura muy asimétrica. Tus brazos se desplazan a la derecha y a menudo, al llevar el brazo izquierdo hacia la derecha, no sólo se mueve el brazo, sino que generalmente este gesto se acompaña de una rotación del tronco que afecta a la columna vertebral, favoreciendo la aparición de curvas en la línea recta que debería ser la columna vertebral. Es especialmente importante tener en cuenta este hecho en niños que empiezan a tocar y están en edad de crecimiento, ya que pueden desarrollar una escoliosis estructural.

Posicion 1

⦁    Cervicalgia. Suele ser bastante habitual que los flautistas inclinen su cabeza para ir a buscar la embocadura, en lugar de mantener la cabeza en el eje y acercar la embocadura a su boca. Esto produce desequilibrios en la musculatura cervical que van a ser el origen de contracturas, sobrecargas y dolores cervicales.

Posición 2

 

⦁    Tendinitis en muñecas. La posición ideal de la muñeca es aquella en la que el eje de la mano queda alineado con el eje del antebrazo. Si te fijas, a veces tu muñeca derecha, adoptará posturas  forzadas para que tus dedos lleguen a las llaves más alejadas. Ten cuidado y vigila que tu muñeca vuelva a una posición adecuada después de tocar las llaves más alejadas, ya que si mantienes esa posición forzada mucho tiempo, puedes llegar a padecer una tendinitis.

IMG_20160401_104951IMG_20160401_104607

En cuanto a la muñeca izquierda, el apoyo de la flauta sobre la base del dedo índice, puede hacer que la muñeca se vea obligada a estar prácticamente en ángulo recto en relación al antebrazo. Que este ángulo sea mayor o menos, dependerá de tu propia anatomía. Recuerda que existen adaptadores para este apoyo que permiten a la muñeca estar menos forzada.

 

⦁    Hormigueos en las manos o manos muy frías. Aunque quizá esto no te parezca una lesión, tu cuerpo te está avisando de que en algún punto, nervios o arterias están siendo comprimidos. En estos casos, los síntomas aparecen poco a poco y a menudo no se les da importancia porque desaparecen en cuanto se deja de tocar, pero conforme va pasando el tiempo, si no se produce ningún cambio postural, esa sensación va a ir aumentando e incluso puedes llegar a perder la fuerza de las manos o a sentir hormigueos muy fuertes.

 

⦁    Falta de expansión del hemitórax derecho. Esto no es una lesión en sí misma, pues no hay deterioro de ninguna estructura corporal, sin embargo, recuerda que necesitas que tu tórax se expanda lo máximo posible para coger más cantidad de aire. Esto mejorará tu calidad como intérprete. ¿Por qué la falta de expansión se produce sólo en el lado derecho? Porque generalmente, cuando la musculatura del brazo no está preparada para mantener en alto mucho tiempo seguido la flauta, se produce un descenso del mismo y el codo derecho acaba apoyándose sobre el hemitórax derecho, impidiendo su expansión.

Posición 3

 

Estas son algunas de las lesiones más típicas, aunque también es posible que sufras otras. En cualquier caso y como puedes ver en las imágenes, la mayoría de ellas se solucionan integrando unos patrones posturales adecuados. Es recomendable, aunque actualmente no sufras ninguna lesión, que te observes y detectes en tu propio cuerpo posibles posturas que puedan provocarte algún daño a largo plazo. Si tienes dudas sobre si o estás haciendo bien, no dudes en consultarlo con un profesional de la posturología.

Ana Mínguez

Leave a Reply

Your email address will not be published.

tres × 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.