Y tú… ¿vas a escuchar los conciertos de música clásica?

Una importante cuestión sobre la que todos los músicos deberíamos reflexionar y reaccionar…


    ¡Cómo nos gusta la música! ¡Cuánto amor por ella! La estudiamos, la interpretamos, la escuchamos, la disfrutamos, vamos a los conciertos…

     Espera, espera… ¿Vamos a los conciertos? ¿Los músicos vamos a los conciertos?

     Aquí es cuando todos dicen, ¡hombre pues claro! Yo digo que sí, pero con matices.

 

     En las últimas ocasiones que he asistido a conciertos me he intentado fijar en la cantidad “a ojo” de músicos o futuros músicos que había en la sala. La verdad es que me sorprende. Me sorprende ver la cantidad de gente que se queja por la situación. E intento compararla con la gente que va a escuchar, a aprender y a apoyar a los músicos que hay en el escenario. Sean quienes sean y vengan de donde vengan.

     Lo curioso es que hay mucha gente que critica la situación actual que vivimos. Hay evidentes dificultades para poder desarrollar una actividad profesional en condiciones. Pero es esa gente la que se queda sentada, pero no precisamente en un auditorio. Si no es el propio gremio “clásico” el que va a los conciertos, ¿cómo va a venir alguien que le guste el Pop, el Rock o “Pimpinela”? ¿Qué hacemos?

     Realmente, nos estamos perjudicando a nosotros mismos. Parece que ni nosotros nos creamos que sea interesante y enriquecedor asistir a un concierto, cuando somos los primeros que lo disfrutamos al escucharlo. Si no nos lo creemos nosotros, es imposible que salga adelante.

Auditorio Vacio Moscu     Y es que creo que el compañerismo y el trabajo en equipo es importante hasta hablando como “gremio”. Quizá es algo que se debería enseñar en los conservatorios, porque está cayendo en el olvido y puede que sea más importante de lo que parece. En estos tiempos que corren lo más importante se ha convertido en conseguir el triunfo individual y el estar por encima del resto del planeta tierra. Y esto es algo que nos puede hacer mucho daño en el futuro, a todos.

     Otros sectores, cuando ven peligrar seriamente su profesión, enseguida se movilizan. Se me ocurre, por ejemplo, los taxistas en Madrid o Barcelona que hicieron huelga por las aplicaciones de móvil alternativas a sus servicios. ¿Por qué no hacemos algo parecido los músicos? ¿O incluso más creativo?

     A parte de nuestro propio apoyo, que está claro que hace falta, ¿qué más falla? Lo sabía… ¡no hay merienda gratuita para los asistentes! ¿Será el repertorio?  ¿O es necesario que venga un gran solista internacional para llenar un auditorio? Está claro que una 5ª de Beethoven o un solista prestigioso atrae mucho público. Pero quizá debería ser parte del público (la que suele asistir menos a los conciertos) a la que habría que intentar hacerle sentir la necesidad de ir a otros conciertos. Por el simple hecho de que no vaya sólo por decir “he escuchado a…”

 

Sala Mozart Llena

 

    Como punto positivo de todo esto, surgen estupendas iniciativas por parte de muchas orquestas. Se realizan conciertos con música más cercana: bandas sonoras, música de anuncios de TV, música para cine mudo, o las versiones sinfónicas de grupos de Pop o Rock. Además de conciertos gratuitos o en lugares abiertos (en verano) con acústica de esa que tanto nos gusta a los músicos.

     Sin duda son iniciativas muy buenas que ayudan a llenar los auditorios de nuevo público. Y que además hacen a los músicos salir de la rutina diaria con música diferente. Una buena idea que puede servir para animar a muchas personas no habituales en los auditorios a comprarse una entrada para escuchar un día una buena sinfonía.

     Demasiadas dudas, con difícil respuesta, pero que debemos afrontar todos con energía y ganas de hacer bien las cosas… ¿Tu qué opinas? ¿Vas a escuchar los conciertos?

2 comments to “Y tú… ¿vas a escuchar los conciertos de música clásica?”

You can leave a reply or Trackback this post.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

trece − 6 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.